¡Cuánto tiempo sin escribiros! Antes de ir al propósito de este post, os presento mis disculpas por la ausencia. Mi sitio web estuvo presentando problemas graves y ¡tuvimos que rehacerlo todo! La buena noticia es que ya prácticamente está listo y en breve estaré nuevamente enviándoos el contenido en el que he trabajado estos tres últimos meses y que tengo guardado para vosotrxs.
No quería, sin embargo, que terminara el año sin enviaros una nota de mi agradecimiento por estar ahí, acompañándome y creciendo conmigo.
2017 ha sido un año de grandes aprendizajes para mí. Termino el año con mucha felicidad y con la certeza de que esta viene de dentro. Por este motivo, mis propósitos de año nuevo tienen poco que ver con la obtención de cosas fuera, y en cambio, son una lluvia de buenos deseos (Metta) por una felicidad genuina y duradera que nazca desde nuestro ser.  En consecuencia, os comparto aquí mi Metta en 1era persona para que cada unx de vosotrxs al leerla, la haga suya. 

Metta para 2018
Que pueda yo ser sabia para adaptarme a los cambios de la vida y los acepte independientemente de su forma.
Que pueda yo ser agradecida para apreciar lo que tengo y ver siempre la infinidad de regalos que me da la existencia.
Que pueda yo ser amorosa y amable cuando lo necesito y con quien lo necesite.
Que pueda yo servir de corazón y ayude a crear felicidad y aliviar el sufrimiento de los seres que tocan mi camino.
Que pueda yo guiar con compasión mis actos.
Que pueda yo ser disciplinada y cultivar los hábitos que me dan bienestar y favorecen también a otros.
Que pueda yo cuidar y sentir mi cuerpo, presente en cada momento. Que pueda gozar de salud.
Que pueda yo sentirme segura y conectada.
Que pueda yo compartir las alegrías así como los momentos difíciles, y me sienta querida, apoyada y cuidada.
Que pueda yo observar y acoger las emociones perturbadoras, y tratarme amorosamente cuando yerro.
Que pueda yo ayudar a construir un mundo bello en torno mío a cada paso.
Que pueda yo aquietar mi mente y estar atenta. Y que pueda tener pensamientos dulces y bondadosos.
Que tenga yo las herramientas para sortear los obstáculos que presente la vida, convirtiéndolos en oportunidades de aprendizaje.
Que pueda yo desarrollarme alegremente y cultive en mi corazón la paz y la ecuanimidad.
Que pueda yo ser muy, muy feliz.

Estos son mis mejores deseos de corazón para cada unx de vosotrxs.
¡Nos vemos en 2018!

Si quieres recibir en tu correo nuevos artículos de psicología con esencia budista con herramientas prácticas, puedes suscribirte a mi newsletter aquí:

Si crees que te puedo ayudar en algo, Puedes hacer una consulta on-line conmigo.

¡Gracias!